Noticias · Blog · Contacto
Buscar establecimientos
English
French
German
Portuguese
Italian
Chinese
Japanese
Russian
Categorias del Blog
Boletín de Novedades
Suscribete a nuestro boletín y recibe en tu correo todas nuestras novedades.
 
Archivado en Noticias por diazal el 19/12/2013
Cádiz en siete pecados

Cádiz en siete pecados


Blanca, luminosa y rodeada de agua salada. Así es la Tacita de Plata, la más colonial y americana de las capitales de Andalucía. Un océano y una bahía la abrazan. Y su provincia es única. La descubrimos desde la gula a la pereza, la ira, la lujuria y hasta la envidia.

 


Adrián Motamiz AndalucíaActualizado Miércoles, 11 de diciembre de 2013 - 18:56h.Imprimir esta noticiaEnviar a un amigoA-A+Cádiz

 

Un atardecer frente a La Caleta, con las barquitas de los viñeros en un primer plano, o un largo paseo a la orilla de la Playa Victoria, en la parte nueva de la ciudad, es siempre una invitación a la contemplación relajada; a la Pereza, vamos.

 

El último verano Caleta, Santa María, Victoria y Cortadura consiguieron, un año más, todas las banderas y parabienes europeos para certificarse como playas de excelencia. Un reclamo que (queda dicho) no debe ocultar lo que otras playas no tienen... Y vamos allá.

 

 

La Plaza de las Flores.

 

Dejando atrás la parte nueva de la ciudad, y esa interminable playa que de Cortadura pasa a llamarse Victoria y luego Playita de las Mujeres, se cruzan las Puertas de Tierra, uno de los muchos baluartes y fortificaciones defensivas de la ciudad que el turista puede visitar. Y un lugar ideal para reencarnarse en cualquier comerciante dieciochesco en el que la Avaricia no sea más que atributo novelesco, o novelero...

 

Atravesar los arcos de esas Puertas de Tierra es adentrarse en una ciudad que, a sólo unos pasos, muestra al visitante un extenso patrimonio cultural y arquitectónico que diferentes civilizaciones dejaron en Cádiz a través de los siglos: fenicios, griegos, romanos, los siempre presentes comerciantes... Y hasta los diputados españoles y americanos, que convirtieron Cádiz en capital de España al proclamar la primera Constitución en 1812 en un templo que (entre otras cosas) guarda un espléndido retablo de los genoveses, los hermanos Schiaffino: lugar para dejarse llevar por la Soberbia todo aquel que quiera atribuirse, como gaditano adoptivo, ser padre de la primera Constitución española.

 

 

La Torre Tavira

 

Dos o tres calles más abajo se pasa (y se sube) a la Torre Tavira. La torre mirador situada a mayor altitud, desde donde se puede divisar una isla de blancas azoteas sobre un inmenso azul. E intentar ver quién tiene la colada más inmaculada gracias a una cámara oscura pionera en España. A dos pasos, pronto será visitable uno de los yacimientos fenicios más importantes del Mediterráneo. Bajo un teatro estable de títeres dedicado a La Tía Norica, entrañable títere gaditano y vestigio vivo de los titiriteros españoles, se esconde aún un laberinto de calles y casas de los que habitaron hace casi treinta siglos las islas gaditanas.

 

 

El mar y la luz de Cádiz.

 

Frente a su puerta habrá que hacer un ejercicio de cuello y cabeza para descubrir uno de los secretos gaditanos: el ángel negro aplastado por la Ira del arcángel San Miguel, en una hornacina que algunos atribuyen a La Roldana o su escuela, y en la que otros quieren ver el guiño de alguna incipiente sociedad masónica de las que tanto se prodigaron en Cádiz. A la trasera del Teatro de Títeres, en una pequeñita fábrica se fermenta, con miel de la sierra gaditana, cerveza con nombre de uno de los bávaros pioneros en este arte que se afincó en Cádiz a finales del XIX, Maier.

 

Cien metros abajo, abre sus puertas la tienda de uno de los chocolates más prestigiosos del mercado nacional, Pancracio, también de origen gaditano aunque el producto tenga una génesis neoyorquina. Sexo y chocolate, directamente también se expone en el hotel Barceló bajo la fórmula de Catas con Arte, con degustación (del chocolate) y disertación científica, ¿qué se le va a hacer?, sobre lo otro. Momento para la dulce Gula del cacao que (¿cómo no?) también llegó a Europa por Cádiz.

 

 

Lo cosmopolita y lo local

 

Y acercándose de nuevo al mar, en el Espacio de Creación Contemporánea (ECCO), se exhibe quizás la colección más importante de Costus, los pintores de aquella movida madrileña que con su Valle de los Caídos recrearon bajo la iconografía del monumento funerario a una Bibi Andersen transformada en Virgen del Carmen o la Piedad de Alaska. Un universo pictórico donde es fácil descubrir la trasgresión, salpicado de la guasa gaditana de Enrique Naya y ese punto de Lujuria de una época que ahora se ve reflejada de manera permanente en las salas de este nuevo espacio gaditano.

 

 

Baluarte de Candelaria.
 

Mezclar de forma tan fluida el arte contemporáneo con el neoclasicismo de un caserío inigualable en tan pocas calles sólo podía funcionar en Cádiz, donde por algún motivo que aún habrá que estudiar lo nuevo y lo viejo, lo foráneo y lo propio, lo cosmopolita y lo local, van entrelazándose de manera natural para dar como resultado una ciudad donde apetece quedarse a ver pasar otros tres mil años de historia. Ah, y queda el séptimo. Lo importante cuando se viaja a Cádiz es destapar alguna esencia. No es difícil. No se cobra entrada. De hecho, no hay que entrar en ningún sitio.

 

Sólo hay que hablar con algún gaditano. Ideal sería encontrar (ya no quedan tantas) alguna de aquellas gaditanas que sobre todo en verano se alía con el fresco de la tarde y la sombra del laberinto de los callejones. Avisados: no hay que forzar. Todo fluye. Una conversación tranquila, un mirar reposado y una sentencia con gracia. La serenidad de saberse ciudadana de Gades, que pasarán fenicios, romanos, cartagineses y moros. Cristianos, desastres, mercados, hambres y burbujas... y Cádiz estará allí. Y esa señora, en el fresco de la tarde, también. Tú inicias la vuelta, dejas atrás la sillita de enea, la sombra y la señora, y al cabo de la calle vuelves la mirada antes de doblar la esquina. Y sí. Eso es Envidia.

EtiquetasEtiquetas: Cádiz

Deja un comentario

Nombre *
Email *
Sitio web
Código de seguridad *

¿No puedes leer el código?
Hoteles en Algodonales
Hoteles en Arcos de la Frontera
Hoteles en Barbate
Hoteles en Cádiz
Hoteles en Grazalema
Hoteles en Jerez de la Frontera
Hoteles en Medina Sidonia
Hoteles en Ronda
Hoteles en Setenil
Hoteles en Tarifa
Hoteles en Vejer de la Frontera
Restaurantes en Algodonales
Restaurantes en Arcos de la Frontera
Restaurantes en Barbate
Restaurantes en Cádiz
Restaurantes en Grazalema
Restaurantes en Jerez de la Frontera
Restaurantes en Medina Sidonia
Restaurantes en Ronda
Restaurantes en Setenil
Restaurantes en Tarifa
Restaurantes en Vejer de la Frontera