Noticias · Blog · Contacto
Buscar establecimientos
English
French
German
Portuguese
Italian
Chinese
Japanese
Russian
Jerez de la Frontera
Boletín de Novedades
Suscribete a nuestro boletín y recibe en tu correo todas nuestras novedades.
 
Jerez de la Frontera
Jerez de la Frontera

Largas hileras de viñedos sobre colinas claras dibujan el paisaje circundante de esta gran población con porte de capital, Jerez, famosa por sus vinos, el caballo y el flamenco, que hoy destaca como importante centro moderno.

 


Los antecedentes lejanos de Jerez se reparten entre diversos asentamientos protohistóricos y romanos que salpicaban el territorio en un radio inmediato a su emplazamiento actual. Junto a la legendaria Xera o Ceret, de identificación imprecisa, se señalaba en particular el núcleo de Mesas de Asta, a una docena de kilómetros de Jerez, vetusta población donde se ha descubierto una completa secuencia de hallazgos, sobresaliendo sobre todo los de época romana. Perteneciente a la cora deSiduna o Sidonia, cuya capital osciló entre Medina Sidonia y otros puntos como Calsena hasta el siglo XI, la población musulmana de Sharish, o Xaris, apenas es citada hasta entonces, cuando se menciona entre los dominios del reino de taifas de los bereberes Banu Jizrun, señores de Arcos y, probablemente, de Cádiz. Al igual que otros principados de la zona, su territorio acabaría incorporado al reino de los abbadíes de Sevilla y, desde el año 1091, al imperio de los almorávides.

 

 

 

.
Según los testimonios de la época y los indicios arqueológicos,Sharish no alcanzó verdadera significación urbana sobre el solar que ocupa en el presente hasta el periodo de los imperios norteafricanos, hacia el siglo XII, hasta el punto de considerarse ciudad «construida en tiempos del Islam», con las características de una nueva fundación frente a otras ciudades que se desarrollaron a partir de las ya existentes. Así, al sobrevenir la crisis de los almorávides y la fragmentación de al-Andalus en los efímeros principados de las «segundas taifas», Jerez se convirtió en baluarte de un personaje, Ibn Azzun, que llegó a controlar la campiña y la sierra de Ronda en 1145, aunque tan sólo un año más tarde prestaría obediencia a los almohades. Fue, por cierto, el mandato de esta dinastía el que daría el impulso decisivo a Sharish, al dotarla de un alcázar y alcazaba para los gobernadores y la guarnición y de un perímetro amurallado que encerraba una superficie de 50 hectáreas y una población de 16.000 habitantes, circunstancias que la situaban entre las primeras ciudades de al-Andalus.

 

Muy similar en su aspecto a otras grandes urbes andalusíes como Sevilla o Badajoz, en los siglos XII y XIII Sharish desempeñó la función de centro de poder de las tierras del Guadalete, semillero de guerreros y hombres de letras. En 1248, sin embargo, la conquista de Sevilla por Fernando III la puso a merced de los cristianos. Su reyezuelo Aben Abit rindió vasallaje a los castellanos, pero la rebelión de los mudéjares en 1264, que tuvo uno de sus principales apoyos en Jerez, precipitó la conquista definitiva de la ciudad por Alfonso X y la expulsión de sus pobladores musulmanes. Después de cinco meses de asedio, el 9 de octube, día de San Dionisio, las tropas cristianas entraban en la población.

 

 

 

.
Desde ese momento hasta la caída del reino nazarí de Granada en 1492, Jerez fue la más importante guarnición avanzada cristiana de la frontera occidental, base de operaciones en la que se concentraban ejércitos y se preparaban expediciones. Hasta que la batalla del Salado (1340) decidió la lucha por el Estrecho en favor de los castellanos, sufrió numerosos embates por parte de los nazaríes y de sus aliados los meriníes de Fez, que de cuando en cuando hacían pasar a la Península grandes ejércitos y devastaban a su antojo las campiñas jerezanas. Luego quedó ya más a cubierto, defendida por plazas de primera línea como Olvera, Arcos, Alcalá de los Gazules y Algeciras. El final de la reconquista permitió la notable expansión demográfica y económica de esta ciudad con uno de los términos más extensos de Andalucía, rico sobre todo en cereales, viña y ganadería. A partir del siglo XVIII, la producción y exportación de vinos conocieron un extraordinario crecimiento, hasta convertirse en la principal fuente de su prosperidad.

 

Hoteles en Algodonales
Hoteles en Arcos de la Frontera
Hoteles en Barbate
Hoteles en Cádiz
Hoteles en Grazalema
Hoteles en Jerez de la Frontera
Hoteles en Medina Sidonia
Hoteles en Ronda
Hoteles en Setenil
Hoteles en Tarifa
Hoteles en Vejer de la Frontera
Restaurantes en Algodonales
Restaurantes en Arcos de la Frontera
Restaurantes en Barbate
Restaurantes en Cádiz
Restaurantes en Grazalema
Restaurantes en Jerez de la Frontera
Restaurantes en Medina Sidonia
Restaurantes en Ronda
Restaurantes en Setenil
Restaurantes en Tarifa
Restaurantes en Vejer de la Frontera