Noticias · Blog · Contacto
Buscar establecimientos
English
French
German
Portuguese
Italian
Chinese
Japanese
Russian
Algodonales
Boletín de Novedades
Suscribete a nuestro boletín y recibe en tu correo todas nuestras novedades.
 
Algodonales
Algodonales

La ruta cambia ahora de vertiente en el valle alto del Guadalete, cruza el cauce fluvial por el embalse de Zahara y toma las carreteras CA-5312 y CA-339 para alcanzar las fragosidades de su margen derecha donde se encuentra Algodonales, recostada a los pies de la sierra de Líjar. Enfrente de la villa se contempla un cuadro paisajístico de la mejor factura: la espléndida visión de conjunto de la sierra de Grazalema, con el destello blanco de Zahara en primer término y el trasfondo azulado de la descomunal mole montañosa que remata el pico del Pinar.

 

 

 

 

Algodonales comenzó a tomar cuerpo como núcleo urbano tras la conquista cristiana, a raíz de los repartos de tierra entre colonos efectuados desde 1520 por los señores de estos términos, los duques de Arcos. Hacia 1566 el lugar obtiene ya el rango de aldea, con autorización de la Iglesia para construir un templo bajo la advocación de Santa Ana. La incipiente localidad recibió la denominación del paraje donde se emplazó, llamado Los Algodonales por la probable existencia de campos de este cultivo que requería un caudaloso suministro de agua, condición que satisface, con creces, este enclave. Conviene aquí indicar que el algodón –de árabe al-qutun– fue una de las plantas orientales introducidas en Occidente por los musulmanes en el curso de la prolija y valiosa aportación de especies agrícolas que éstos realizaron durante la Edad Media, y que incluye, entre otras dignas de mención, el naranjo o la caña de azúcar.Entre tantas poblaciones circundantes preñadas de antigüedades milenarias, el nacimiento de Algodonales puede calificarse de relativamente moderno, aunque no se trate de un suceso, ni mucho menos, de anteayer, ya que son casi cinco siglos los que ya acumula su historia. El germen de la villa se remonta a una de las alquerías musulmanas que salpicaban el territorio dependiente de Zahara, en una zona en la que no faltaron asentamientos humanos desde tiempos remotos, según se ha podido detectar en los abrigos naturales de Cueva Santa, Chamusquina y Castillejo, donde se han descubierto útiles de cronología neolítica, o en el cerro de la Botinera, con restos de un poblado fortificado ibérico habitado hasta época romana.


La trayectoria de Algodonales en la Edad Moderna fue de un crecimiento ascendente, como prueba la magna iglesia parroquial que se construyó a fines del siglo XVIII. El título de villa, en definitiva, le fue otorgado a comienzos del XIX, en reconocimiento a la valerosa resistencia que opuso su población a la invasión de tropas francesas en los primeros días de mayo de 1810.

 

 

Hoteles en Algodonales
Hoteles en Arcos de la Frontera
Hoteles en Barbate
Hoteles en Cádiz
Hoteles en Grazalema
Hoteles en Jerez de la Frontera
Hoteles en Medina Sidonia
Hoteles en Ronda
Hoteles en Setenil
Hoteles en Tarifa
Hoteles en Vejer de la Frontera
Restaurantes en Algodonales
Restaurantes en Arcos de la Frontera
Restaurantes en Barbate
Restaurantes en Cádiz
Restaurantes en Grazalema
Restaurantes en Jerez de la Frontera
Restaurantes en Medina Sidonia
Restaurantes en Ronda
Restaurantes en Setenil
Restaurantes en Tarifa
Restaurantes en Vejer de la Frontera